Archivo mensual: enero 2012

Un poco de rabia veraniega. A propósito del “genio” de Steve Jobs

por P. D.

Una de las cosas que más llaman la atención de la muerte de Steve Jobs -fundador de Apple y gurú de los aparatos tecnológicos- es el abuso del término “genio”.  Parecía que todos estábamos de acuerdo en que se nos había ido un genio de esta tierra: era Beethoven o Dickens el que dejaba de respirar. El periodismo nos sigue recordando, de tanto en tanto, que Jobs fue algo así como el genio del siglo XXI, el Leonardo da Vinci del que todos debemos aprender. Nos recuerdan

The genius of our time

que su biografía fue el libro más vendido en amazon durante el año que acaba de terminar, y que su muerte fue “trend topic” de twitter. La Tercera, el diario aspiracional por excelencia, le dedica día por medio una columna, en donde no abundan la “innovación”, el  “liderazgo” y el  “emprendimiento”, los tres mantras que no pueden faltar en un discurso de buen tono sobre lo que Chile debiera ser. Ministros, subsecretarios, gerentes veinteañeros y empresarios coludidos se dejan ver con la biografía de Jobs bajo el brazo en el balneario de turno.

He tratado de sintetizar en el párrafo anterior toda la basura que el periodismo, las “élites” -como diría algún columnista- y el mundillo de adictos a twitter tratan de hacernos tragar día tras día: esa mezcla insípida de discurso yuppie de que lo importante es innovar y liderar, que la tecnología te cambia “la forma de ver el mundo” y que Chile está atrasado por no ser como Silicon Valley y porque nadie lee The Economist ¿Suena demasiado tonto? Lo triste es que mucha gente piensa así, partiendo por Piñera y 1 de cada 2 ingenieros comerciales y civiles acostumbrados a dispersar su opinología como la lepra.

Es la maldita anglofilia, alguien podría pensar. Pero no es así. Si en Chile fuésemos anglófilos, la gente andaría loca comprando Dickens en las librerías, peleándose los tomos de la enciclopedia británica y tirando chistes chestertonianos tras una buena cerveza negra; o leyendo Mark Twain, riéndose del humor neoyorquino de Woody Allen, construyendo

La nueva virtud teologal

casas al estilo de Boston o coleccionando discos de Johnny Cash. Pero no: es justamente al revés. La calidad es lo que no importa. Se trata de ser una mala copia de la copia de la copia, en eso somos expertos, en fabricar sucedáneos bajados de manual de auto-ayuda. ¿Y cómo se logra esta copia? Imitando a Jobs. Emprendiendo. Innovando. Liderando.

Si abrimos un diccionario español-alemán y buscamos la voz castellana “líder” o “liderazgo”, veremos que el alemán da “Führer” y “führung”. La primera palabrita nos tiene que sonar, ¿no?. Imaginémonos ahora los siguientes títulos de best-seller: “Steve Jobs, el gran Führer”. “Sé un Führer, innova”. No está nada mal el ejercicio para darse cuenta de que ser un líder puede significar cualquier cosa. ¿No era llamado “Líder” el fallecido dictador de Norcorea? Me imagino un próximo libro: “Los grandes líderes emprendedores de la historia: Hitler, Stalin, Bill Gates”.

Retomando el primer párrafo ¿Era entonces un genio Steve Jobs? El tipo se hizo indudablemente millonario, o sea, sabía de negocios. Pero eso no da para usar la palabra genio. Alí Babá, Carlos Cardoen, Andrónico Luksic y ‘El Conejo’ (del maní confitado) ¿son entonces

nuestro país necesita líderes (Führer)

unos genios? No pues compadre, al lado de los genios (en sentido romántico) como Dante o Brahms son unas alpargatas. ¿Hizo Jobs un aporte a la humanidad inventando un teléfono ondero con pantalla táctil? Sí, pero menor al aporte del cierre Eclair (¿el señor Eclair?) o del que inventó las pastillas de cloro para las piscinas. El difunto Jobs hizo que la vida de una minoría que vive en el primer mundo tuviese un acceso más cómodo a la tecnología, vendiendo ideas creadas por sus empleados. Un buen negociante fue Jobs. Nada hay de malo en ello. !Pero déjennos en paz! ¡Al menos por estética no nos propongan héroes morales ni intelectuales sacados de revistas para computines o Führer del retail!

_____
Post data: Antología del emprendimiento genial

http://www.latercera.com/noticia/portada/2011/12/653-418885-9-el-verdadero-genio-de-jobs.shtml

http://www.guioteca.com/crecimiento-personal/steve-jobs-un-ejemplo-de-crecimiento-personal/

http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/01/03/jobs-pensar-diferente/

9 comentarios

Archivado bajo Polémica al día, Uncategorized, Vida cotidiana