Izquierda y derecha unidas….

por P.D.

Hace poco leí en el diario español El País una susinta descripción del mundo político, desde una visión de “izquierdas”. El artículo trataba sobre Nicanor Parra, y comenzaba citando esos conocidos versos de que “la izquierda y la derecha unidas / jamás serán vencidas”. En seguida arremetía contra la burla del anti-poeta, espetándole  a Parra, entre en serio y en broma: “¿no sabe usted que a un lado están los buitres capitalistas que quieren devorarlo todo para engordar y, al otro, una gente que padece sus excesos? […] ¿No sabía usted que la derecha siempre protege las cosas de los poderosos y que la izquierda anda como loca procurando defender a los desposeídos?” (El País, 24 Abril 2012). Si esto también habrá sido una burla del editorialista del diario socialista El País, ha logrado hacerlo de maravilla. Si no es broma, y se trata de la más solemne e indignada declamación del estado del mundo, me parece aún más interesante.

Interesante, porque expresa perfectamente el tono mesiánico y maniqueo que marca a la retórica de la izquierda, aquí y en la quebrada del ají. Según ésta, el mundo actual se divide entre dos fuerzas puras: por un lado los buenos, por otro los malos. Los malos son “la derecha”, que se identifica que la opresión económica, mientras que la izquierda quiere salvar al mundo de este monstruo. Siendo así las cosas, quien no vota por la izquierda o no simpatiza con ella, tiene altas probabilidades de ser un ser maléfico, partidario de que los ricos aplasten a los pobres. ¿Y si los pobres votan no votan por la izquierda? ¿Por qué ganó Piñera? Porque la gente es “fascista”, como dice la doumentalista Marcela Said (The Clinic, 31 Diciembre, 2009), o  “frívola”, como sentencia la filósofa Carla Cordua (íbidem). En resumen: quien no simpatiza con la izquierda es en realidad una mala persona, o en el mejor de los casos un idiota.

Llaman la atención varias cosas: en primer lugar, que quienes sean los primeros en defender el “pluralismo” y la “diversidad” como valores culturales, sean los primeros en aclarar que sólo ellos son la única posibilidad razonable dentro del espectro político. En segundo lugar, es interesante cómo lo político (en el sentido de partidismo ideológico) se hace omnipresente y no deja nada fuera de sí. Si la terea de la izquierda es nada menos que liberar al mundo, entonces “ser de izquierda” deja de ser un estilo de administrar el estado y pasa a ser un estilo de vida, una cosmovisión, una cruzada que incluye arte, cultura, una determinada estética para vestirse, un canon literario, fórmulas dogmáticas, en suma: una religión.

Ahí precisamente está el encanto y el peligro de la izquierda. Su estilo religioso le permite formular una misión, unos fines, un ideario que pueden entusiasmar. Cuando una coalición gobernante de derecha se jacta de que su ideario consiste en “mejorar la gestión”, a cualquiera le dan ganas de salir corriendo y refugiarse en cualquier opción política, que tenga ideas, aunque sean descabelladas. La eterna atracción de los intelectuales hacia la izquierda se explica porque la izquierda, como mesianismo, ofrece una mirada sistemática del mundo. Su miseria consiste en que como religión salvífica fracasa una y otra vez, aunque cambie de formas, mute de color y vaya corrijiendo algunos de sus defectos más políticamente incorrectos e incluya principios del capitalismo brutal que con tanto aspaviento critica.

Una matriz de pensamiento que le pueda hacer realmente el peso a la izquierda, creo, es el pensamiento inspirado en la tradición occidental cristiana (es decir, algo que no se venda ni a la economicismo ni al lacisimo, de partida), pero los partidos de derecha o “conservadores” hace mucho tiempo que dejaron de inspirarse en ideales y se dedicaron a mirar encuestas o avergonzarse ante la campaña cultural que demoniza todo lo se oponga al “progreso indefinido de la historia” (que es lo que en el fondo defienden los auto-denominados “progresistas”). Dejando el campo cultural desierto para que la intelligentsia de izquierda haga de las suyas (desde renovación de currícula en los colegios para enseñarle a los niños que la Edad Media es “oscura” hasta financiamiento de arte “transgresor” -el otrora arte comprometido) el derechismo se ha dedicado a insistir que la economía es la base de todo, y que desde ahí se puede estrucutrar un país. Hemos terminado por hacer de Chile un país económicamente capitalista (todo se compra y se vende), y espiritualmente progresista (donde la idea es tirarlo todo -cristianismo incluido- por la borda para “progresar”), es decir, la peor mezcla posible. Después de todo, Nicanor Parra no andaba muy equivocado con eso de la “derecha y la izquierda unidas…”

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Escatología política

9 Respuestas a “Izquierda y derecha unidas….

  1. Pastora

    Excelente artículo. Y recalco que la peor mezcla posible: capitalismo + “progresismo”, es para muchos de izquierdas y derechas la mejor panacea… individualismo y materialismo tóxico en un mundo que habla de caridad desde la conveniencia para el marketing.

    saludos, Pastora

  2. Sensato

    Excelente reflexión. Estoy agotado de estos mesiánicos desde la época escolar, son realmente ciegos y llega a ser gracioso el ego que alimentan al sentirse ellos conocedores de la bondad y verdad.

  3. Ramón

    La izquierda y la liturgia.
    La izquierda tiene una religión, el relativismo moral, tiene sus apóstoles
    santos y hasta sus monaguillos,los sindicatos. Tiene sus coros de ángeles y sus mártires, Tiene a su propio mesias, el Che y sus propias herejías.
    Tiene sus historias bíblicas y su semana santa,celebración rigurosa cada 1 de mayo. Tiene sus templos y lugares de peregrinación, el memorial de los caídos. Y lo peor de todo, tiene su Tribunal de la Santa Inquisición donde intelectuales, actores, sociólogos, periodistas, catedráticos,
    cantores, poetas, pintores, twitteros y bellezas estudiantiles, imparten sentencia y colocan “san benitos” como “tontos” , “ineptos” y “fachos”, a gobiernos y gobernantes y a toda el que pasaba por allí sin hacer la señal de la hoz.

  4. Francisco Balart

    Un hombre de impecables credenciales izquierdistas, J. P. Sartre, escribió que “derecha e izquierda son cajas vacías”. En eso tenía razón.

  5. Juan Manuel

    Oh, tecnologia traicionera, me has borrado mi pregunta! pero la haré de nuevo, esperando respuesta.
    Patricio, ¿sólo la derecha ha podido o puede ser depositaria del pensamiento inspirado en la tradición occidental cristiana ?

    • La verdad, no tengo idea. El punto es que hacer cohabitar al cristianismo y a una ideología omniabarcante es como hacer una síntesis entre dos religiones… ¿o no?

      • Juan Manuel

        Chaval, que lo que motiva mi pregunta son vuestras palabras, a saber: “Una matriz de pensamiento que le pueda hacer realmente el peso a la izquierda, creo, es el pensamiento inspirado en la tradición occidental cristiana (es decir, algo que no se venda ni a la economicismo ni al lacisimo, de partida), pero los partidos de derecha o “conservadores” hace mucho tiempo que dejaron de inspirarse en ideales”, dejando entrever que la Derecha fue/es /será la legítima depostaria del pensamiento aquel.

  6. Antonio Gimenez

    Buen punto el de Juan Manuel. Es un tema complejísimo. Una cierta izquierda declara con orgullo un credo ateísta (comunismo y socialismo utópico). Y esa cierta izquierda ha sido calificada abiertamente por la Iglesia Católica como incompatible con la fe. Con la derecha la Iglesia tiene una historia quizás más compleja. Parece que la derecha no requiere en ninguna de sus variantes sostener un credo ateísta, aunque en la práctica se desenvuelvan con absoluta desconsideración de una autoridad moral o religiosa. Si bien la Iglesia ha condenado el liberalismo económico a ultranza como un darwinismo social que considera inadecuadamente a la naturaleza humana, ¿quién que sostenga tal doctrina se siente ‘condenado por la Iglesia’? Ninguno, porque no le parecerá evidente que esté negando de alguna manera el mensaje de Cristo al vivir según tal doctrina.

    • Pato D

      Estimado JM, no se trata de que una facción sea “depositaria” de una tradición y que la otra facción no pueda serlo. Lamentablemente, el lenguaje político, reducido a la metáfora local (derecha, izquierda), sólo aplana el asunto y no deja ver las dimensiones. Te cito a Gabriela Mistral: “soy una especie de izquierdista tradicional…soy socialista. Un socialismo muy particular, es cierto, que consiste exclusivamente en ganar lo que se come y sentirse prójimo de los explotados”. Hay varias cosas distintas que pueden caber bajo el mismo nombre. Si entendemos izquierda como una tradición atea, donde la religión es el ‘opio del pueblo’ y donde se asegura un bienestar futuro de manos de un estado totalitario; o como una tradición de laicismo inspirada en la rev. francesa, hoy obsesionada con el aborto y los “derechos”, no veo cómo se puede compatibilizar con el Evangelio. Tampoco, como dice T.G., el capitalismo o el liberalismo del tipo “cada cual se rasca con sus propias uñas” son compatibles con el Evangelio. ¿Qué hacer? “El que busca encuentra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s