Archivo mensual: octubre 2014

¿Por qué estudiar latín? Una respuesta de entre miles

latin

http://www.elmercurio.com/blogs/2014/11/03/26567/Por-que-estudiar-latin.aspx

P.D.

La cuestión de porqué estudiar lenguas clásicas es apasionante. Para muchos pedagogos que rebuznan con la modernidad y con los “nuevos métodos” el estudio del latín o el griego en los colegios podrá ser una pregunta inentendible, una especie de locura o fiebre idealista. “¿Y para qué sirve?” es la pregunta que usan como arma mortal, esperando que el defensor del latín no sepa qué responder o se ruborice.

Lo cierto es que esa pregunta está ya marchita; supone un terreno infértil para una posible respuesta. La pregunta “¿para qué sirve?” tiene, en boca del pedagogo orientado al mundo productivo, un sentido servil. “Para qué sirve” significa, “¿de qué es esclavo (siervo)?”. Supone una petición de principios: todo aprendizaje tiene que estar subordinado a la utilidad práctica.

A veces el amigo del latín gasta demasiado tiempo en defender al latín desde la utilidad, y la verdad es que todo eso en exceso genera aburrimiento y distrae de las cosas más esenciales.

El latín es útil, el latín sirve, qué duda cabe: por eso, no está errado quien constata la “gimnasia mental” que éste hace adquirir a sus aprendices. Tampoco es inoportuno señalar que aprender gramática latina es útil para aprender otros idiomas. Son, por decirlo así, destrezas “hijas” del latín. Pero aprendemos latín por otras razones más profundas. Vamos al museo para contemplar obras de arte bellas. La belleza es algo bueno en sí. Si mis visitas al museo me brindan tranquilidad a los nervios o capacidad de concentración, bienvenidos sean estos benditos efectos. Pero lo primario es contemplar un cuadro. Lo mismo con el latín.

¿Pero, puede el latín ser objeto de contemplación? Se me viene a la mente la novela Narciso y Goldmundo de H. Hesse. Uno de los dos muchachos, no me acuerdo cuál, gozaba con el estudio del griego incluso desde el nivel sensitivo: disfrutaba los caracteres griegos, sus líneas y junturas. Tomando en sentido metafórico, creo que el estudio de una lengua como el latín también está orientada a ese tipo de goce. No me refiero al goce del lingüista, legítimo por lo demás. El estudio de una lengua separada de su literatura es ya un saber especializado; me refiero al goce universal. Y es que como dice un sabio del medioevo, in contemplatione veritatis maxima delectatio consistit: el mayor deleite está en la contemplación de la verdad. Pero, ¿enseña verdad el latín?

El latín que debería estudiarse como disciplina obligatoria en las escuelas humanistas y en las universidades es, nada más ni nada menos, la lengua en la cual se plasmó el genio de épocas completas. Estudiar latín es introducirse en una gran odisea del espíritu humano, es sentarse a conversar con poetas, filósofos, oradores, concilios, teólogos, juristas, astrónomos y goliardos. Es darse cuenta de una gran verdad: que sin estos personajes que pensaron y hablaron en latín, hoy estaríamos probablemente en las cavernas, comiéndonos los unos a los otros.

Sentarse a traducir, lentamente, las frases de algún vate o las sentencias de algún sabio, descubrir como nuestro castellano revela etimologías deliciosas, admirar la estructura y confección de frases musicales y recónditas, y darse cuenta de que somos herederos de un caudal aquilatado por muchos siglos, es entonces, como ir a un concierto de J.S. Bach o admirar una puesta de sol. Una actividad gratuita, pacífica, intensa y feliz.

 

 

 

1 comentario

Archivado bajo Educación

Carta abierta a Mons. Ezzatti y a Mons. Müller

Carta abierta a Mons. Ezzatti y a Mons. Müller

Hermano Riccardo, hermano Ludwig,curas

Con mucha pena, pesadumbre, lástima, indignación, rabia y soberbia destructiva nos hemos enterado de que van a crucificar a tres santos en vida de nuestra la iglesia chilena. Se trata de los sacerdotes José Aldunate, Mariano Puga y Felipe Berríos, o Pepe, Mari y Pipe, como los conocemos nosotros en nuestro lenguaje iniciático. Con ánimo humilde y dialogante les preguntamos: ¿qué se han creído? ¿Acaso no han discernido los signos de los tiempos? ¿Quieren destruir a la iglesia? Tantos años de errores, siglos de condenas, discriminaciones, malas ondas y quemas de herejes,  ¿y ahora esto? ¿Van a quitarnos a Pepe o Pipe? Somos laicos, comprometidos con la iglesia, pero no la iglesia de la pompa, la iglesia de la doctrina, la iglesia de los concilios, la iglesia de los catecismos, de las ideas y proposiciones inteligibles, de las comas y puntos, sino la iglesia que fundó Jesús, a quien mataron los inquisidores de su tiempo porque Jesús vino a cambiarlo todo, todo, acoger a todos sin excepción, sin imponer doctrinas. Ludwig Müller, quiero que sepas que somos muchos, muchísimos, los chilenos laicos comprometidos que estamos cansados de la iglesia pre- y post-conciliar, cansados de esperar los vientos de cambios. Queremos una iglesia abierta. Basta ya de sacramentos o prácticas elitistas. ¡Rezar, ir a Misa, cumplir los mandamientos no hacen mejor persona a nadie! El ateo y el católico son los mejores aliados a la hora de superar la pobreza.  Monseñor Manríquez, en la época de gloria de la iglesia chilena, hubiese actuado distinto. Pero Juan Pablo II cambió todo y la iglesia se puso censuradora en el ámbito sexual, olvidando todo lo demás. Mariano, Pepe y Pipe han sido una honrosa excepción.  Pipe ha demostrado que se puede ser sacerdote y parte de la farándula. Mariano se luce con su gorro chilote. No nos quedaremos callados defendiendo a nuestros santos. Durante muchos siglos le hemos negado a los separados el derecho de comulgar. ¿Y con qué derecho?  ¿Quiénes son los obispos para imponernos una doctrina alejada de los signos de los tiempos? ¿Quiénes son uds. para juzgar? Pero hay obispos iluminados, como el obispo de Lovaina (Francia) que ha dicho valientemente: “El hecho de que Jesús haya estado en contra del divorcio no implica que debemos estar de acuerdo con Él. Jesús quiere que discernamos, ése es el punto central.” Discernimiento. Esa hermosa palabra falta en nuestra iglesia, hermano Ricardo. Con mucho discernimiento y diálogo, te amenazamos y te maldecimos si sigues molestando a Pipe o Pepe.

Fraternalmente,

O.I.M. (Organización de ignacianos mesiánicos)

Comisión techística internacional

Grupo de rosario Padre Costadout

Grupo de oración Comandante Claudia

Fundación Abajismo Hoy

F.C.P.M. (Fan Club Padre Montes)

Comité Editor Revista Mensaggiero

Mariana Airwings

Fundación Eneagrama

Red laical-clerical

(la carta está firmada además por 756 personas más)

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized