Sobre el arte de conversar 2

p.d.

Mi amigo E.J. se sentó en la cómoda silla que le ofrecía el café Manon, al costado del puente Castaño, desde donde nuestro Mapocho muestra su mejor cara. Con el nerviosismo que ameritaba la ocasión prendió torpemente un cigarrillo y esperó la llegada de B.,  a quien esa tarde iba a declarar su amor, aunque el resultado fuese catastrófico. Había que hacerlo de uno u otro modo; la dilatación de este salto mortal  lo estaba carcomiendo por dentro, y necesitaba “quitarse del pecho, esto que le va oprimiendo” como cantan nuestros Ángeles Negros. B. llegó preciosa como siempre: atrasada, sonriente, y dilapidando tanta belleza que a E.J. le llegaba a doler. Después de conversar unos minutos sobre cosas irrelevantes, E.J. se hizo de ánimos, carraspeó, prendió un segundo cigarro y dijo: “B., te quiero decir algo muy importante” –“Dime”, contestó B. poniendo una cara maliciosa.– “Te quiero decir que…” En ese acto, el celular de B. chilló con un pitido ensordecedor. Las palabras de mi amigo se perdieron en el mar agudo del desagradable sonido. “–Dame un segundo, tengo que constestar esto, es una amiga” sentenció B., alejándose rápidamente de la escena.
B. tardó varios minutos, minutos eternos en volver a la mesa. Sin siquiera disculparse (¿se disculpan las ninfas?) miró fijamente a los ojos de E.J. y le dijo: -“¿Me estabas diciendo algo, no?” Mi amigo soltó una carcajada y repuso: “Se me olvidó lo que te iba a decir…probablemente nada importante”.

***

El celular prendido de B., esa costumbre  de estar tele-disponible para cualquiera a cada hora del día desencadenaron  en la cabeza de mi amigo un torrente de reflexiones amargas acerca de la fugacidad de la vida y la vanidad del mundo. En cuestión de minutos lo embargó el desengaño y la persona de B. le pareció leve, inexistente. De modo misterioso, su enamoramiento angustioso se trocó en una  sentimiento vago e indoloro de aburrimiento. Imaginó  la cara de B. sin dientes y con gusanos saliendo de la cuenca de sus ojos, y lo acometió un ataque de risa, que contuvo tosiendo. “Se me olvidó lo que te iba a decir… probablemente nada importante…” El celular de B. truena nuevamente. “–¿Nada importante? Entonces déjame contestar esta llamada, dame un minuto” replica B. “¡Tómate todo el tiempo que quieras!” – repone E.J., desviando la mirada hacia el torrente escaso del Mapocho.

 

***

“¿Sabes lo que más me molesta de todo esto?” -me confidenció E.J., mientras conversábamos unas semanas después del hecho, -“el que ahora no se puede estar con una persona; tienes que competir con miles de personas que pugnan potencialmente cada segundo por irrumpir y destruir toda conversación”. -“¡Claro, viejo! – le dije yo “¡los celulares son una mierda! Tengo una teoría al respecto…” En ese instante suena el celular de E.J. -“¿Quién es?” le pregunto. “Es B.”, me dice, poniéndose de pie, y buscando rápidamente un rincón para hablar en voz baja.

Y se alejó, y no lo volví a ver nunca más.

 

 

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Actualidad, crisis de la filosofía

Una respuesta a “Sobre el arte de conversar 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s